Una reflexión sobre el perfil del docente universitario en la sociedad actual

Contenido principal del artículo

Autores

Maria Esperanza Tamayo Figueroa

Resumen

Existen diversas concepciones acerca del perfil del docente universitario, pero los más difundidos a través del quehacer del docente son tres: el primero, considerado por muchos como un perfil en decadencia (el tradicional), surgido de las ideas de Juan Amos Comenius y San Ignacio de Loyola, basada en la disciplina como componente fundamental en la enseñanza, muestra un docente dueño del aula y del saber, que dice la última palabra y que es valorado por su sapiencia. El segundo, es el denominado perfil por competencias que cuenta entre sus principales exponentes a Perrenoud quien considera que el docente actual para cumplir con la misión de formar profesionales competentes debe, a su vez, cumplir con una serie de competencias que le permiten desempeñarse con total idoneidad y cumplir a cabalidad con el encargo que le ha hecho la sociedad. Perrenoud y otros seguidores de esta concepción, presentan diferentes argumentos acerca de cómo debe ser el docente "competente". Por último, el Brasileño Paulo Freire, concibe el ejercicio docente como una labor netamente humana, liberadora, de amor y de esperanza, que requiere de un docente que se conciba como parte de los problemas que aquejan a la sociedad, y no alguien alejado de ellos. Que piensa y siente como sus estudiantes, que no se concibe como dueño del saber porque sabe que ese saber lo construye en su accionar con los otros individuos con quienes interactúa, los estudiantes.
La pregunta que surge una vez desarrollado este artículo, es: ¿Cuál es entonces el perfil que más se adecua a las necesidades de la sociedad actual? no pensada esta sociedad sólo desde los requerimientos económicos y sociales, sino, y ante todo, desde las necesidades éticas, solidarias, humanísticas que tanto aquejan a esta sociedad.

Palabras clave:

Detalles del artículo

Licencia

El contenido de las publicaciones y los enlaces sugeridos en las mismas son responsabilidad absoluta de los autores y no de la UNIVERSIDAD METROPOLITANA DE EDUCACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA (UMECIT) ni de la revista ORATORES. Están protegidos por leyes internacionales de derecho de autor al igual que los logos de UMECIT Y ORATORES, de allí que esté totalmente prohibida su reproducción.

Referencias

Acevedo C., L. (2002). Perfil del profesional del Siglo XXI. Enfoque Tecnológico de la Educación. En entrevista: Servicio Informativo Iberoamericano de la OEI. Santa Fé de Bogotá. Colombia.

Adam, F.(1 990). Andragogía y Docencia Universitaria. Material de apoyo: Doctorado en Educación. Perfil del Adulto en situación de aprendizaje.

Aguirre, M. E. (1997). Calidoscopios comenianos, I. (Vol. I). México: CESU-UNAM y Plaza y Valdés.

Cárdenas, A. L. (1997, agosto, 11). Los problemas educativos son iguales en todas partes. El Carabobeño. D-1.

Castro Pereira, M. (1988). La conformación de un Modelo de Desarrollo Curricular Experimental para el Postgrado de la Universidad NacionalAbierta con Base en los Principios de la Ciencia Andragógica. Material compilado.

Fernández Cruz, M. (1995). Ciclos en la vida profesional de los profesores. Revista de Educación, No. 306. España.

González, J. (1999). La universidad milenaria ante la globalización y la comercialización de la enseñanza superior. En: Educación en el Siglo XXI. Compilador: Fernando Solana: Colección Reflexión-Análisis. México: Noriega Editores.

Good, T. Y Brophy, J. (1997). Psicología educativa. México: McGraw- Hill. Hernández, K. (Agosto, 19, 2002). El gobierno lleva de arrastre la materia económica. El Nacional. Economía E-5.

Martínez, F. (1998). El perfil del profesor universitario en los albores del siglo XXI. Universidad de Murcia: España. Disponible: http://edutec.rediris.es/documentos/perfil.htm. [Consulta: Noviembre 7]

Mayz Vallenilla, E. (1992). La crisis educativa continúa su indetenible profundización. El NacionalA-10.

Perrenoud, P. : Diez nuevas competencias para enseñar. Barcelona: Graó. 2004

Proyecto Tunning: Tunning Educational Structure in Europe. Informe final, Bilbao:Universidad de Deusto. 2003.

Rugarcía, A. (1994, Julio-Septiembre). La evaluación de la función docente. Revista Educación Superior, XXIII (3) No. 91. México.

Segura Bazán, Maritza. HACIA UN PERFIL DEL DOCENTE UNIVERSITARIO PP. 9-28.

Trueba, C. (1999). Aportes hacia un perfil docente para el siglo XXI. Disponible: http://edutec.rediris.es/documentos/perfil.htm. [Consulta: Diciembre 2]

Valdés, M. C., Mujica, A., Roque, A. y Darin, S.: Las Competencias Pedagógicas en los Creativos Entornos Virtuales deAprendizaje Universitario. 2007. Revista Electrónica de Tecnología Educativa (EDUTEC) No. 24. Recuperado de: edutec.rediris.es/Revelec2/revelec24/valdes/valdesyotros.htm

Vargas Zuñiga, F. (2002). La formación basada en competencias: instrumento para la empleabilidad. Biblioteca virtual de la OEI.

Villarroel, C. (1996). La capacitación del profesor universitario: ¿Informativa o Formativa?. Perfeccionamiento Integral del Profesor Universitario. Primer Encuentro Iberoamericano. Material mimeografiado.

Zabalza, A y Arnau, L.: Como Aprender Y Enseñar Competencias. Barcelona Graó. 2007.

Descargas

La descarga de datos todavía no está disponible.